miércoles, 15 de mayo de 2013

Retobe hasta las Lagrimas.


Parecia inagotable -y creo que lo es en realidad- la paciencia de mi profesora de Lenguaje Visual I, la Chechu, que supo soportar mis continuos retobes en su clase. La consigna que desato mi protesta mas memorable consistia desde tiempos remotos en dar diferentes escalas de color y de grises a una misma imagen, lo que daba como resultado, si no me equivoco, alrededor de doce laminas con el mismo dibujo en diferentes colores, tonos y matices. Esta monotonia desprestigiaba a la catedra desde sus inicios en la facultad de Bellas Artes de La Plata, pese a ser la mas exigente segun los que sabian.

Opte por ponerme en ortiba, y el resultado fue francamente admirable: Un discursito de la Chechu, harta de mi, para contarle a la clase que ese año (2011) se iba a hacer una excepcion en el trabajo, que iba a ser con diferentes imagenes para cada lamina, cosa que conto con el visto bueno del resto de la clase, los artistas quieren hacer una linda produccion aunque lleve un poquito mas de tiempo.

Entusiasmadisimo por la modificacion de la propuesta, me empeñe en hacer seis laminas muy bonitas y elaboradas pintadas cuidadosamente con acrilicos en diferentes tonos de gris, para lograr por primera vez en el ciclo de cursada a entregar un trabajo en la primer instancia de correccion. La Chechu se acerco a donde me sentaba yo con la unica compañera de cursada con la que me trataba, debio ser porque eramos los dos mas desastres en el asuntito ese de seguir al pie de la letra las instrucciones y porque siempre caiamos tardisimo. Eso de estar medio alejados del resto me jugo una mala pasada: no hay muchos testigos de lo que paso porque estaban todos de espaldas en un taller con mesas grandes que albergaban a seis alumnos mas o menos, pero me tengo que joder por irresponsable. La Chechu dijo cosas tales como '¡Viste que podias superar las adversidades, que pese a que la falta de entusiasmo te impedia cumplir con lo pautado, el esfuerzo que hiciste dio sus frutos y...! ¡Ay, me emocione!' 

Y la tipa se me largo a llorar de alegria. ¡El alumno mas rompebolas e insoportable habia respondido! ¡Que orgullo!

Y se fue rapidito al baño sin que nadie mas que mi compañera y yo la viera, a secarse las lagrimas antes de que se le corriera el maquillaje. Ah, si, la Chechu es una mina muy coqueta. No volvimos a hacer mencion de la anecdota, entregue las laminas en color, pero por hacerlo fuera de tiempo fui a recuperatorio, el que aprobe injustamente.

8 comentarios:

  1. Soy profe de universidad, y generalmente el mas rompe .. es el màs inteligente, por eso rompe.
    Y te voy a decir algo, que quizas parece tonto. Pero los profesores son humanos, te lo digo por que recièn lo entendi cuando me toco estar del otro lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Epa, me estas elogiando! No se si sere el mas inteligente, habia muchos que pensaban lo mismo que yo, se trata de ser caradura mas que nada. Y si uno tiene vocacion de docente debe ser frustrante que un alumno no responda, por mas que digan que nos jodemos nosotros, si, son humanos. Beso!

      Eliminar
  2. Totalmente!
    Los docentes también lloran, y se equivocan, y hacen caca y esas cosas, creo. Hu-ma-nos.

    Para debatir: Hay que abolir los recuperatorios.

    ¡¡CHAN!!

    Felicitaciones por aprobar Cerebrito ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alamierda. No te metas con los recuperatorios! Son mi instancia preferida. Bue, gracias!

      Eliminar
  3. ajjajaja
    Iuna?

    pobrecita, estaba frustrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me habra aprobado para no verme nunca mas?

      Eliminar