sábado, 27 de abril de 2013

Adios Amigo.


La tecnologia y la estetica personal estan haciendo estragos con la relacion entre mi Nokia 1600 y yo. Uno de mis mas leales amigos pide el relevo despues de seis años y medio prestandome sus servicios. Me ayudo a saber donde encontrar e informar donde encontrarme, a chamuyar (mal), para saludar los dias de cumpleaños que recordaba (tengo el telefono desde antes del boom del Facebook), o para hacerme pasar papelones con mensajitos fuera de lugar a horas mas fuera de lugar todavia. Se banco miles de maltratos fisicos, ya fueran accidentales o no, y me vi forzado a cambiarle la apariencia cuando el modelo de su carcasa ya era dificil de conseguir... para volver a ser dañado severamente, al punto de tener que llevar una gomita para sostener la tapita de la bateria. Esa bateria que llego a durar desde la noche anterior a irme de viaje de egresados hasta la madrugada que arme el bolso para volver.

El mas grande orgullo, que no quepan dudas: El asombroso record de Rapid Roll. La abismal cifra de 5616 puntos, aun cuando reviso la carpeta de juegos para verificarla, me doy cuenta que todavia marco a ciegas los comandos rapidos para llegar. Menu, 7, Derecha (es el segundo juego). Horas y horas paveando con el aparatito entre mis quince y mis diecisiete, nada de mensajes de minitas, ni las llamadas de numero privado que nos daban la ilusion de tener una pretendiente y siempre terminaba siendo un amigo mas al pedo que uno todavia, que ilusos (no hay redundancia por mas que parezca).



Y en estos dias estoy por despedir a un hermano, al que enmudeci tras terminar odiando sus tonos monofonicos horripilantes relegandolo al sepulcral escandalo bolsillero del vibrador, salvo cuando esperaba mensajes importantes, y cuando pongo el despertador con el sonido de 'El mas grande sigue siendo River Plate' de Ignacio Copani. Va a ser suplantado por alguno menos modesto, pero sin dejar de ser austero por mas que tenga internet movil y camarita.

 

4 comentarios:

  1. Mi primer celular duró más o menos unos cinco años. Era un siemens A56, bien básico, gracias que tenía ringtones varidos. En una oportunidad me lo afanaron y a los dos segundos me lo terminaron devolviendo, es curioso, al final lo perdí en el Parque de la Flor una tarde de besos con quien sería mi primera novia.

    Los demás celulares que tuve me los terminaron afanando, hoy vi por el número cinco.

    Abrazo!

    Bellis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aah pero que chele la tuya con los celulares!

      Eliminar
  2. oh , mi primo tenía el anterior, y me dijo: - te juro que se la banca tanto este celular que sirve de revolvedor de fernet.... al otro día se encendió perfectamente,
    ya no existen celulares así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son como los ford falcon de los celulares esos fierros, que pena..

      Eliminar